Un breve resumen de la gira

Tras contemplar un panorama general de Jerusalén desde el Monte de los Olivos y visitar la Iglesia de Todas las Naciones en el Jardín de Getsemaní, seguiremos hacia el Monte Sion para ver la Tumba de David y la Sala de la Última Cena. Caminaremos a lo largo del Cardo Bizantino, en el Barrio Judío de la Ciudad Vieja. Desde el Kotel o Muro de las Lamentaciones, seguiremos la Via Dolorsa y  las Estaciones de la Cruz, finalizando en la Iglesia del Santo Sepulcro. Después de un breve recorrido por la Ciudad Nueva, disfrutaremos de los bazares del Barrio Cristiano y del Barrio Musulmán.

Notas importantes y útiles

  • Es necesario cambiar de vehículo en los traslados de recogida y regreso para ahorrar tiempo, ¡así como para evitar el tráfico denso y los retrasos!
  • Traslado de vuelta al aeropuerto disponible al final del día por 65$ adicionales por persona (no antes de las 18:00, según el tráfico).

  • Llevar ropa modesta: Hombros cubiertos / sin pantalones cortos.
  • Clase preferente – pequeños grupos en furgones / minibuses de lujo.

Descripción detallada de la gira

Comenzamos con una impresionante vista de Jerusalén desde el Monte de los Olivos, por encima del antiguo cementerio judío. Como si los tuviéramos en la palma de nuestra mano, vemos la Ciudad Vieja y la zona del Templo del Monte extendiéndose ante nosotros, y nos imaginamos el Segundo Templo destruido en el año 70 E.C. y el Templo de Salomón, destruido con anterioridad en el 586 A.C.

A medida que conducimos a lo largo del valle del Cedrón, también conocido como Valle de Josafat (Joel 3:2), tenemos unas excelentes vistas del Jardín de Gestsemaní (Mateo 26:36ff) y de la Iglesia de Todas las Naciones, así como de las antiguas tumbas monumentales judías, incluyendo las de Yad Avshalom, Beni Hazir y, quizá, la de Zacarías.

Antes de entrar en la Ciudad Vieja a través de la Puerta de Sion, pasamos por la Iglesia de la Dormición, donde algunos creen que María ascendió a los cielos. Subimos hacia la tradicional Sala de la Última Cena, el Cenáculo (Mateo 26:17-19), que quizás también es el lugar donde se reunieron los discípulos tras la ascensión de Jesús a los cielos (Hechos 1:12-14). Posiblemente aquí es donde las “Lenguas como de fuego” se aparecieron ante ellos. (Hechos 2:1-4)

También en el Monte Sion está la Tumba de David. El gran cenotafio está con un paño en el que hay bordados varios atributos del rey David, como la lira que tocaba, una corona y las palabras “David, rey de Israel, vive por siempre” en hebreo. Ya que éste es un lugar sagrado para los judíos, los hombres y mujeres van por separado.

Al entrar en la Ciudad Vieja a través de la Puerta de Sion, nos encontramos en el Barrio Armenio, en cuyo centro está la Iglesia de San Jacobo. Continuamos hacia la excavación del Cardo Bizantino. Aunque esta antigua calle de Jerusalén de mil quinientos años fue parcialmente destruida y no fue utilizada durante la conquista musulmana, tuvo un segundo y breve soplo de vida durante la época de las Cruzadas, y las tiendas excavadas de los cruzados son ahora tiendas modernas

Continuando a través del Barrio Judío, llegamos al Kotel o Muro de las Lamentaciones. Este muro de dos mil quinientos años de antigüedad forma parte del muro de soporte circundante construido por el rey Herodes cuando la zona del Monte del Templo fue ampliada.

Mientras caminamos por la Via Dolorosa, nos unimos a los muchos peregrinos que siguen el Vía Crucis que termina en la Iglesia del Santo Sepulcro, construida en el lugar de la crucifixión de Jesús y el sepulcro. Originalmente construida en la época bizantina, fue parcialmente destruida durante las conquistas persas y musulmanas, y más tarde reconstruida y ligeramente modificada por los cruzados.

Terminamos con un paseo corto por la plaza del mercado.

Galería de imágenes

Breve video de la gira

Pida este tour ahora