Un breve resumen de la gira

Comenzamos con una vista panorámica general de la hermosa ciudad de Jerusalén desde el Monte de los Olivos. Desde esta elevada atalaya, podemos ver toda la ciudad, el interior de la Ciudad Vieja de Jerusalén y la brillante Cúpula de la Roca de color dorado, asentada sobre el Monte del Templo. Contemplamos el Jardín de Getsemaní  y las tumbas judías monumentales mientras conducimos hacia la Ciudad Vieja pasado el Valle de Cedrón. Entramos en la Ciudad Vieja por el Barrio Armenio y seguimos el antiguo Cardo Bizantino en dirección al Barrio Judío y al Muro de las Lamentaciones (Kotel). Después seguimos los pasos de Jesús a lo largo de la Vía Dolorosa, parando en las distintas Estaciones de la Cruz y llegando finalmente a la Basílica del Santo Sepulcro. Antes de abandonar la Ciudad Vieja, damos un paseo por los mercados del Barrio Cristiano y del Barrio Musulmán. Seguidamente abandonamos Jerusalén conduciendo hacia el sur a través del Desierto de Judea, pasado Jericó, en dirección al Mar Muerto, donde disfrutamos de un relajante baño en las terapéuticas aguas ricas en minerales.

Notas importantes y útiles

  • Es necesario cambiar de vehículo en los traslados de recogida y regreso con el fin de ahorrar tiempo y ¡evitar el tráfico denso y los retrasos!
  • Traslado de vuelta al aeropuerto disponible por 65$ adicionales por persona
  • Es necesario llevar ropa modesta y zapatos cómodos.
  • Recomendable llevar traje de baño, toalla, sombrero, protección solar y chanclas de playa.
  • El traslado a orillas del Mar Muerto es sin guía.

Descripción detallada de la gira

Desde el elevado Monte de los Olivos contemplamos una impresionante vista de la ciudad de Jerusalén. Dede aquí podemos ver, más allá de los muros de la Ciudad Vieja, el Templo del Monte, un templo sagrado judío que permaneció en pie hasta el año 70 E.C. y donde la Cúpula de la Roca sigue en pie a día de hoy. De camino hacia la Ciudad Vieja, pasamos a través del Valle de Cedrón y vemos el Jardín de Getsemaní y la Iglesia de Todas las Naciones. También en el valle, están las tres antiguas tumbas monumentales judías de Absalom, Benei Hazir y Zacarías.

Llegamos a la Ciudad Vieja y entramos a través de la Puerta de Sion al Barrio Armenio. Nuestra ruta nos lleva al Cardo Bizantino, que antiguamente fue una de las principales vías públicas. El Cardo ha sido parcialmente restaurado y renovado, de manera que ahora hay una sección donde modernas tiendas hacen negocios en el lugar donde antiguas tiendas Cruzadas se asentaron en su día. Otras áreas del Cardo siguen siendo excavadas, y podemos bajar la mirada hacia el Cardo para ver las distintas etapas de excavación y restauración.

Continuamos por el Barrio Judío hacia el Muro de las Lamentaciones (Kotel). Éste es el lugar judío más sagrado del mundo y una vez formó parte de los muros exteriores del Segundo Templo situado en el Templo del Monte. Hoy en día, los judíos vienen de todas las partes del mundo para rezar aquí y colocar notas de oración entre las enormes piedras que forman el muro.

A continuación, seguimos la ruta que tomó Jesús a través de la Ciudad Vieja mientras llevaba su cruz de camino hacia su calvario y su crucifixión. La Vía Dolorosa, o Camino de los Dolores, se extiende desde la Puerta de los Leones, donde Jesús fue sentenciado, hasta la Iglesia del Santo Sepulcro, asentada en el lugar donde Jesús fue crucificado. A lo largo de la Vía Dolorosa, nos detenemos en varias de las 14 Estaciones de la Cruz. Éstos son los lugares, a lo largo de la ruta, donde Jesús se paró a hablar con la gente o donde tropezó y se cayó bajo la cruz que transportó.

Llegamos a la Basílica del Santo Sepulcro, donde se puede pasear en la ornamentada y cavernosa iglesia compartida por las cuatro denominaciones cristianas. Aquí encontrará la tumba de Jesús, hermosos trabajos litúrgicos de arte y altares individuales. Visitamos los mercados de la Ciudad Vieja en los barrios cristiano y musulmán antes de abandonar la Ciudad de Oro y emprender nuestro camino hacia el sur de Jerusalén en dirección al Mar Muerto.

Nuestro viaje nos lleva a través del desierto de Judea, donde se puede ver la marca del nivel del mar y Jericó, una ciudad bíblica que se cree es la ciudad continuamente ocupada más antigua del planeta. Llegamos al Mar Muerto, el punto más bajo de la tierra a aproximadamente 400 metros bajo el nivel del mar. Aquí se puede nadar en el agua altamente salina que impide que uno se hunda. Enjabone su cuerpo con el barro rico en minerales del Mar Muerto y disfrute del balneario natural de la naturaleza.

Galería de imágenes

Pida este tour ahora