Un breve resumen de la gira

Visite el lugar más bajo de la tierra, el Mar Muerto. Siéntase diez años más joven tras cubrir su cuerpo con barro negro y disfrute de un baño terapéutico en el Mar Muerto, donde incluso si no puede nadar, ¡puede flotar!

Notas importantes y útiles

  • Los tratamientos naturales y los precios de los masajes no están incluidos y es necesario solicitarlos por adelantado. Para más detalles contacte con nuestro equipo de operaciones.
  • Los huéspedes que decidan retirarse bajo su propia discreción en cualquier momento durante el recorrido, no tendrán derecho a reclamar ningún tipo de reembolso.
  • Cambio de vehículo requerido para trasbordos de recogida y regreso para ahorrar tiempo, ¡así como para evitar el tráfico y los retrasos!
  •  Traslado de vuelta al aeropuerto disponible por 65$ adicionales por persona al final de día.
  • Entrada al complejo incluida en el precio indicado.
  • Se recomienda llevar sombrero, traje de baño, toallas, protección solar y chanclas de playa.
  • Clase preferente – pequeños grupos en furgones / minibuses de lujo. 

Descripción detallada de la gira

A medida que descendemos 1200 metros desde Jerusalén a través del desierto de Judea hacia el Mar Muerto, pasamos por la Posada del Buen Samaritano y hacemos una breve parada en la marca del “nivel del mar”. En la distancia vemos Jericó, la ciudad más antigua del mundo, quizás debido a su exuberante oasis y a su proximidad al Mar Muerto, una antigua fuente de sal. Recordamos la conquista de Jericó por las tribus israelitas, lideradas por Josué, quien acababa de cruzar el río Jordán hacia la Tierra Prometida.  (Josué 6)

Nos ponemos el traje de baño y nos dirigimos hacia el Mar Muerto. A cuatrocientos metros por debajo del nivel del mar, éste es el lugar más bajo de la tierra, tan bajo que los cancerígenos rayos solares son filtrados, permitiendo a los que sufren de afecciones cutáneas como soriasis, exponer sus cuerpos al sol sin preocuparse.

Aprovechamos la oportunidad para cubrirnos con barro negro, ¡incluso nuestros rostros y nuestras calvas! Hace ya dos mil años, la reina Cleopatra se dio cuenta de que era el barro lo que la mantenía joven y seductora para Marco Antonio! Nos lavamos el barro en la piscina de azufre, alimentada por los manantiales cercanos.

Finalmente disfrutamos de un baño terapéutico en el Mar Muerto. El agua tiene casi un 35% de sal e incluso aquellos que no saben nadar pueden flotar.

Cansados pero sintiéndonos varios años más jóvenes, admiramos el reflejo de las montañas Moab en las tranquilas aguas del Mar Muerto. Quién sabe si estaremos despiertos para escuchar a nuestro guía cuando nos enseñe, desde la carretera, las cuevas Qumrán, donde fueron descubiertos los pergaminos de dos mil años de antigüedad del Mar Muerto.

Galería de imágenes

Breve video de la gira

Pida este tour ahora