Un breve resumen de la gira

Salida a primera hora de la mañana cruzando desde Eilat a través de Taba hacia el Sinaí. Viaje de tres horas hasta el Monasterio de Santa Catalina y el Monte Sinaí. Visita al monasterio. Después de almorzar, de regreso a Taba, tiempo libre en la playa si el tiempo lo permite. Cruce hacia Eilat.

Este paquete incluye una excursión de un día a Santa Catalina (Recorrido nº 90) más una noche en un hotel de 3 estrellas en Eilat.

Notas importantes y útiles

  • Los precios incluyen una noche en un hotel de clase turista por persona en una habitación doble con desayuno incluido, recogida y regreso, reunión y asistencia en el paso fronterizo en ambas direcciones, transporte, guías turísticos y almuerzo.

  • Los precios no incluyen ninguna otra cosa, incluyendo los 67$ en efectivo de las tasas fronterizas (sujetas al tipo de cambio de moneda y a las revisiones locales), las propinas, el seguro personal ni el precio de la entrada al monasterio (unos 6$ por persona).

  • Es necesario llevar pasaporte válido y tarjeta de embarque.

  • Tarifa de cancelación del 50% para las cancelaciones realizadas en las 24 horas previas a la salida. No se reembolsará en caso de no presentarse o de cancelar a menos de 24 horas de la salida.

  • El monasterio está cerrado a los visitantes los viernes y los domingos.

  • El visado y el vale se emiten generalmente en el paso fronterizo, pero ciertos pasaportes requieren emisión previa de visado.

  • El visado, el vale, las tasas y las propinas sólo se pueden pagar en efectivo y en dólares americanos, libras esterlinas, euros y shekels israelíes.

  • Llevar buenos zapatos para caminar, la cabeza cubierta y ropa fresca en verano.

  • Este recorrido requiere un número mínimo de participantes. Para más detalles póngase en contacto con nuestro equipo de operaciones.

 

Descripción detallada de la gira

Traslado a primera hora de la mañana desde los hoteles hacia Taba, donde cruzaremos la frontera hacia el Sinaí. Tras viajar hacia el sur a lo largo del Mar Rojo, giraremos hacia el oeste y subiremos dos mil quinientos metros hasta el Monasterio de Santa Catalina en la falda del Monte Sinaí donde, según la tradición, Moisés recibió las Tablas de la Ley, la Torá.

La Capilla de la Zarza Ardiente fue ordenada construir en el siglo cuarto por la reina Helena y el propio monasterio fue construido por el emperador Justiniano en el siglo sexto y dedicado a un mártir del siglo tercero. Debido a una antigua tradición musulmana según la cual Mahoma pudo haber visitado el monasterio, Santa Catalina nunca fue destruido, al contrario que la mayoría de monasterios construidos durante esa época.

Las puertas de madera de la maravillosamente conservada iglesia bizantina, tienen 1400 años de antigüedad; las puertas que abren paso hacia el nártex son de los cruzados. Sólo un pequeño número de los 2000 iconos de incalculable valor se encuentran expuestos en la iglesia y en una galería especial.

La entrada a la biblioteca está limitada a aquellos con credenciales académicas, ya que la biblioteca alberga manuscritos únicos que datan del siglo 5º y libros de las primeras décadas posteriores a la invención de la imprenta.

Como resultaba difícil cavar fosas profundas en el pedregoso terreno, los huesos de los monjes difuntos fueron desenterrados de las tumbas poco profundas separados y preservados en el osario, donde se pueden ver todas las calaveras junto al esqueleto completo y totalmente vestido de Stephanos, un monje del siglo sexto.

Tras almorzar, en el viaje de regreso a Taba, si el tiempo lo permite podría haber tiempo libre en las orillas del Mar Rojo.

Galería de imágenes

Pida este tour ahora